Bullet Journal: ¿Cómo empezar?

Cómo veíamos en el post anterior Bullet Journal: Visualizar para planear mejor (Introducción y Materiales), este cuaderno personal es una herramienta aliada para manejar mejor nuestros pendientes.

La esencia del Bullet Journal

La idea principal del BuJo es que puedas vaciar tus pendientes y las tareas que te surjan en el día a día en tu cuaderno (muy similar en este punto a un checklist). Luego, a medida que las vayas trabajando, debes actualizar ese avance, de modo que sepas qué cosas tienes pendientes, cuáles ya empezaste a trabajar y cuáles terminaste. Sirve también para que conozcas qué tan efectivo eres con las actividades que te propones hacer cada día, sin perder de vista las que no terminaste.

Primeros pasos

Recuerda que cualquier día del año es bueno para iniciar tu Bullet Journal. Si ya tienes tus materiales y quieres empezar. ¡adelante! Qué va dentro de tu Bullet Journal es tu decisión; los pasos que describiré a continuación son los que he utilizado y me han funcionado muy bien.

1. Páginas numeradas

El primer paso es numerar las páginas de tu BuJo, para poder referenciarlas desde el índice que crearemos más adelante. El índice permitirá poder acceder fácilmente a la información. Un pequeño número en una de las esquinas estará bien. Algunos cuadernos para Bullet Journal como los Leuchtturm1917 ya vienen con las páginas numeradas.

2. Portada

Si al final quedas capturado por la magia del Bullet Journaling, este cuaderno te acompañará por un buen tiempo. Por eso te recomiendo que crees una portada en donde te des la bienvenida a tu planeador personal (encontrarás mucha inspiración si buscas ideas en Pinterest).

portada.jpg

3. Índice

En el índice podrás ir registrando las páginas que quieras ir referenciando (por ejemplo,  las que visitarás frecuentemente). Si vas a usar índice es necesario que las páginas estén numeradas. Como punto de partida el índice estará después de la portada, y al iniciar solo tendrá el título que le quieras poner.

20180703_171528.jpg

¿Qué tantas páginas reservar para el índice? Esto dependerá de la cantidad de cosas que quieras referenciar, aunque dos páginas puede ser suficiente.

Seguimiento de tareas y pendientes

Esta parte es el corazón ❤ del Bullet Journal. Aquí registrarás tus tareas y actualizarás su estado. Para ello, es necesario que definas las convenciones que manejarás.

Convenciones o Key

Las convenciones (o Key, como lo llaman en inglés) es la notación o simbología que manejarás para identificar tipos de tareas y estados de las mismas. Existen muchas notaciones diferentes, incluso puedes crear tu propio código. La simbología que he utilizado hasta el momento en mi Bullet Journal es la siguiente:

20180703_170919.jpg

Log Futuro

El Log futuro consiste en pensar a alto nivel lo que estarás haciendo o lo que quieres ponerte como meta en los próximos 6 o 12 meses. Puedes manejar las convenciones anteriores en las listas que hagas.

En mi caso, lo hice a 12 meses, listando 3 meses por página, así:

20180703_170853.jpg

Log del mes

En el Log del mes se van registrando las tareas que esperas hacer durante ese mes, que posiblemente aún no tengan una fecha fija (o sí, en cuyo caso lo puedes indicar). Al iniciar un nuevo mes se dejan 2 o 3 páginas para ir alimentando esta información a lo largo del mes. Adicionalmente, puedes agregar una portada del mes para darle un toque más personal.

Log diario

En el Bullet Journal, a diferencia de las agendas convencionales, el espacio de cada día se va creando a medida que sucede. Esto logra un mejor aprovechamiento del espacio, pues depende de lo que pienses hacer durante cada día puede ser más o menos extenso (en las agendas tradicionales todos los días tienen el mismo tamaño: suele haber días completos en blanco, y otros en los que el espacio no es suficiente).

20180703_1736331

Migración de tareas

La migración de tareas es lo que diferencia un Bullet Journal de un montón de checklists. Consiste en revisar al final del día (o al inicio del siguiente) las tareas que habíamos planificado para ese día, pero que finalmente no terminamos (o ni iniciamos). Para migrar una tarea se marca el símbolo de migrada ‘->‘ (ese o el que prefieras), y luego se vuelve a escribir el texto de la tarea en el día siguiente.

De la misma manera que sucede con la migración diaria, al final del mes se migran al “Log del mes” siguiente aquellas tareas que quedaron pendientes del mes anterior.

El hecho de migrar las tareas (o copiarlas de un día a otro) es lo que nos hace conscientes de qué tanto estamos procastinando y qué tanto estamos cumpliendo con nuestros compromisos.

¿Y después?

Tu Bullet Journal es un espacio personal para planear mejor, pero también para visibilizar hobbies, listar intereses, hacer seguimiento de hábitos… Es una herramienta poderosa de Visual Thinking.

¿Ya empezaste con tu Bullet Journal? ¿O ya lo venías haciendo? Te invito a compartir lo que hayas descubierto hasta el momento 😀

Facilitación gráfica en talleres Certified Scrum Developer

El CSD, o Certified Scrum Developer, es un curso de cinco días en el que los asistentes aprenden y ponen en práctica conceptos de desarrollo ágil, cambiando su perspectiva sobre cómo desarrollar software.

Comparto algunas de las láminas generadas en este espacio.

Usando facilitación gráfica en el CSD

 

Uno de los métodos estrella es el uso de Facilitación gráfica durante la exposición de los temas: dibujamos y escribimos los puntos claves en pliegos de papel que poco a poco van cubriendo las paredes del aula de capacitaciones (¡sí!, se dejan los papeles pegados durante los 5 días). Esto permite que los asistentes puedan estar recordando continuamente lo que se va viendo, permite regresar a conversaciones previas y facilita la asociación de los diferentes conceptos.

En las evaluaciones que hacemos al finalizar cada curso los estudiantes siempre nos resaltan el éxito que tuvo usar esta técnica visual en su proceso de aprendizaje.

 

Metáforas visuales

Uno de los puntos principales de la facilitación gráfica es la metáfora visual. Con ella tenemos la posibilidad de representar elementos de la conversación que de otra manera sería muy complicado.

Una de las claves es la simplicidad, pues debemos recordar que tenemos que equilibrar la claridad del mensaje con la rapidez para representarlo. Por ejemplo, si fuera necesario representar el concepto VELOCIDAD, podríamos tener las siguientes metáforas visuales:

Fórmula velocidad

La primera es representarlo con la ecuación del velocidad, distancia/tiempo, o algo más conocido: metros/segundo.

Esto podría no ser claro para mucha gente, o tal vez no interactuaría muy bien con los otros elementos de nuestra conversación visual.

 


Atleta

La siguiente opción es hacer un atleta en una competencia. Si bien esta alternativa es muy clara, tal vez te tome más tiempo y descuides otros elementos.

 

 


Conejo

La tercera opción, la que a mí más me gusta, es representarlo con un conejo/liebre. La relación entre la liebre y la velocidad es generalmente aceptada, y además es muy fácil de dibujar o se logra con muy poca práctica.

 

Una recomendación es ir construyendo poco a poco nuestro diccionario visual, definir una lista de conceptos y luego hacer su representación, lo que nos servirá como práctica y nos dará una mayor agilidad a la hora de hacer una facilitación gráfica.